El INTA y la Asociación Frutos Secos de Mendoza dan impulso al proyecto de zonificación para el cultivo de frutos secos

Se realizó una reunión entre técnicos de INTA y miembros de la Asociación para definir avances en la zonificiación del pistacho y otros frutos secos.

La generación de investigación aplicada a los frutos secos es uno de los desafíos estratégicos adoptados por la Asociación Frutos Secos de Mendoza en favor del desarrollo de la región. En esta a ocasión, junto con INTA, una de las instituciones responsables de la generación de conocimiento y transferencia para el sector agroindustrial de Argentina, técnicos y productores se reunieron para conocer más de las exigencias agroclimáticas de cultivos de frutos secos, especialmente el pistachos, y delinear acciones enmarcadas en el Proyecto Local (PL) de Frutos Secos de INTA.

La reunión se realizó el 11 de febrero de 2022, en las instalaciones del Centro Regional INTA Mendoza-San Juan. La Ing. Agr. Georgina Lémole, de INTA San Juan, aportó la experiencia realizada por la provincia de San Juan en la zonificación de las áreas productivas de esa provincia, determinando las mejores zonas y aquellas con limitantes, como un aporte al sector productivo para orientar su desarrollo y al sector público para orientar las acciones de promoción.

El encuentro contó con la participación de los técnicos de la Asociación Frutos Secos de Mendoza, Manuel Viera y Lautaro García, productores miembros de la entidad, y los responsables de las áreas de investigación y extensión de la EEA Luján de Cuyo de INTA, la Dra. Sandra García Lampasona y el Ing. Agr. Pablo Bauzá, respectivamente.

El cultivo de frutos secos en Mendoza, si bien data de varias décadas atrás, plantea aún muchos interrogantes, por cuanto el estudio de los distintos aspectos técnicos no ha tenido un abordaje completo. El desarrollo de los últimos años, tanto en el sector de producción de nueces, como de almendras y pistachos, lo ha posicionado como un sector emergente, motivados por su mercado altamente demandante y su posibilidad de mecanización, pero en el cual las incertidumbres son variadas.

Uno de los principales aspectos para alentar la inversión agroindustrial consiste en reducir las incertidumbres climáticas, y para ello, la caracterización de zonas o áreas productivas por su oferta es una herramienta indispensable, así como su vinculación a las demandas de las especies y variedades. Procesos importantes como la brotación o floración y la maduración de los frutos, están relacionados a la oferta de temperaturas invernales, primaverales y estivales, por lo cual su estudio permite proyectar resultados de los cultivos, en especial cuando estos son innovadores y no hay evidencias de su éxito o fracaso en la zona. 

En el caso del pistacho y otras especies de hoja caduca, las horas de frío que transcurren en invierno determinan el momento de brotación y floración, importante para escapar a heladas tardías. A su vez las horas de frío acumuladas permiten una floración más uniforme y abundante. Adicionalmente, para lograr una maduración suficiente y una apertura de la cáscara, muy importante comercialmente en el pistacho, las horas de calor a lo largo del ciclo son igualmente importantes. Dado que esta oferta de frío y calor dada por el clima es difícil de remplazar artificialmente, su estudio en cada zona productiva es muy importante para lograr el desarrollo del potencial productivo y permitir a los productores un camino más seguro desde la inversión a la primera cosecha.

El Proyecto Local de Frutos Secos, dirigido por el Ing. Agr. Christian Tarnowski, de INTA La Consulta, realiza un abordaje y estudio del tema para mejorar el nivel de información existente, hoy representada por datos meteorológicos históricos que no han tenido el tratamiento estadístico específico que permita sacar conclusiones. La cooperación entre instituciones y productores se espera que logre resultados a corto plazo con las primeras conclusiones sobre aptitudes zonales.

Cabe destacar que la conformación de un grupo de trabajo de productores dentro de la Asociación Frutos Secos de Mendoza en la Zona Norte de la provincia potencia este tipo de acciones. El grupo, apoyado por el Programa Cambio Rural, se plantea la generación de datos fenológicos y climáticos y la posterior puesta en común y análisis por parte del equipo técnico. Estos nuevos proyectos productivos de almendras y pistachos se encuentran ubicados en los departamentos de Luján de Cuyo, Maipú, Lavalle y Las Heras. Otros productores de la Asociación, con proyectos radicados en los departamentos del Valle de Uco y del Sur de Mendoza, también forman parte de la red de trabajo y permitirán un abordaje completo del territorio.

Se encuentra disponible el Informe del cultivo del pistacho (click aquí). Puede participar del proyecto y obtener información completa a través de la Sección Socios de nuestra página web. 

Elaborado por: Asociación Frutos Secos de Mendoza.














Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Save my name, email, and website in this browser for the next time I comment.